10 mayo, 2018 MarioAranaga 0Comment

No se dejen llevar por las apariencias, estamos hablando de un hotel perfecto para Instagram pero, sobre todo, un lugar pensado para disfrutar de la hospitalidad en los tiempos que corren.

Ubicado en medio de uno de los barrios más céntricos de Paris, el hotel Hoxton nos recibe con esa discreción parisina que, sin alardes, dice claramente que estás en una de las ciudades más sofisticadas del mundo. El edificio, un estupendo Hotel Particulier del siglo 18, que fue propiedad de uno de los consejeros del rey Louis XV, conserva intacta su distinción pero respira una atmósfera totalmente contemporánea.

El lobby, que parece más una cafetería de diseño, permite que lo atravesemos sin problemas, con maletas y bolsos de mano, hasta una pequeña habitación donde tres jóvenes pegados a sus laptops nos esperan para registrarnos, en minutos caminamos rumbo a nuestra habitación.

La decoración del ala de las habitaciones es serena y en el camino descubrimos un increíble patio interno con una poderosa entrada de luz, el cuarto, con techos altos y muebles inspirados en la década de los cincuenta tiene buen tamaño y para nuestra sorpresa, también acceso directo al jardín interior. La cama, las sábanas y el baño prometen una estadía de esas que no quieres que termine.

Los detalles saltan a la vista, una selección de vasos y copas de cristal, varios libros escogidos especialmente para esa habitación, un radio de apariencia vintage, bolsitas para que personalices tu desayuno, incluido en la tarifa, en fin , puro chic contemporáneo en un ambiente con cierta nostalgia histórica.

La ubicación del hotel también complementa esa energía tan especial que se respira en los espacios comunes, el barrio (se llama le Sentier) antes zona de mayoristas y tiendas de telas se ha convertido en el epicentro de las empresas de tecnología parisinas, pura, rapidez, juventud y diversidad.

En las mañanas me gustaba mucho sentarme en el lobby cafetería y disfrutar de un café y un croissant en medio del trasiego de la gente, toda muy moderna pero real, casi todos pegados a sus teléfonos o computadoras personales, se respiraba estilo pero sin pretensiones.

Una noche en un restaurante del barrio, Frenchie, la general manager del hotel, Julie Bruley, se nos acercó casualmente para preguntarnos sobre la experiencia en el hotel, yo la había visto en las áreas sociales del hotel pero nunca sospeché que era parte del personal, sin duda, esos gestos son los que hacen la gran diferencia.

Quería contarles de este lugar y de su gente porque me gusta compartir buenos hallazgos, descubrí este hotel por las redes sociales durante una semana de la moda de Paris y pensé que quizás podía ser otro lugar de esos con buena apariencia y poca esencia, me alegró mucho que no fuera así, el Hoxton París es un hotel amable, con habitaciones de esas que te provoca disfrutar y sobre todo, un lugar al que me gustaría regresar.

Hotel Hoxton Paris
30-32 rue du Sentier, Paris
@thehoxtonhotel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *