2 agosto, 2017 MarioAranaga 0Comment

Cinco centímetros es la altura media del tacón sobre el que caminaron las modelos del desfile de Vetements, las de Gucci, Dior, Celine, Loewe, Saint Laurent y así hasta llegar a Prada, la marca pionera que los regresó del olvido hace un par de temporadas.

El también conocido como tacón gatito regresa sin timidez a vestir de poder y actitud a las mujeres reales, hace veinte años Miuccia Prada lo intentó, pero es ahora que personalidades como Michelle Obama y Theresa May lo han convertido en su zapato oficial, cuando pocas  parecen resistir su funcionalidad; nuevos usos y costumbres que dan personalidad y poder a un estilo que antes era de uso exclusivo de abuelitas y adolescentes sometidas.

 

Hoy la mujer hiperactiva que puede pisar su oficina con zapatos de goma tiene un nuevo aliado: los Kitten Heel.

 

Sabemos que nacieron en los Estados Unidos, en la década de los cincuenta, como un tacón de entrenamiento para las jovencitas, un poco para practicar antes de “subir ” al tacón adulto. Durante los sesentas se popularizaron un poco pero seguían sin ser un zapato “cool”.

Oportuno regreso, sin duda, sobre todo en tiempos del nuevo feminismo y del empoderamiento de la mujer. Estos tacones amables que favorecen la movilidad sin sacrificar estilo serán reflejo de nuevos tiempos para la moda. Aunque muchas sigan pensando en La Cenicienta y su zapatilla de cristal, la verdad es que pocos zapatos pueden transformar mágicamente la vida, los Kitten Heel ayudarán a recordarles a muchas que son ellas mismas las que tienen ese poder, con o sin tacones.

 

Plumas, lentejuelas, piedras y hasta perlas adornan los nuevos pares de este tacón amigo, con ustedes los Kitten Heel

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *