24 agosto, 2017 MarioAranaga 0Comment

 

Conocida por sus camisas blancas y posteriormente por sus versiones en negro y una línea de trajes de baño, Guayabita, ha sabido interpretar como pocas etiquetas venezolanas la potencia de los básicos en el closet de la mujer moderna. Sus versiones de la camisa blanca han conquistado los gustos más disímiles y han potenciado el resultado de muchas combinaciones de una legión de mujeres reales. Para Vanesa Coto, responsable de la marca, el siguiente reto era diseñar vestidos y faldas, por supuesto, sin traicionar la esencia de la firma y manteniendo su paleta de color. El resultado no podía ser mejor, sus versiones de vestidos y de faldas plisadas llegan al mercado en el momento más oportuno. Las piezas son básicos pero potencian, con los complementos adecuados, muchos looks. Los detalles de las mangas y los vuelos, en el caso de los vestidos, logran  esa neutralidad tan necesaria en tiempos donde casi todo vale, si hablamos de moda. Tener la posibilidad de invertir en una prenda que se multiplique es un valor que todas agradecen y Guayabita lo sabe mejor que nadie.

Trabajé con Vanesa Coto y su equipo en la sesión fotográfica de Evolution, en su propio taller. La mirada de Monica Trejo, la serenidad de Jesus Palencia ( make-up), la buena onda de Jousy y Erika (modelos) y toda la familia Guayabita (pasticho inolvidable incluido) hicieron que la experiencia fuera tan especial, como el resultado.

 

Créditos
Colección cápsula Evolution
Fotografía: Monica Trejo @phototrejo
Maquillaje: Jesus Palencia @jepalenci
Modelos: Jousy Chan @jousychan y Erika Pinto @erikitapinto
Producción: Mario Aranaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *