30 agosto, 2017 MarioAranaga 0Comment

Comprar una camisa es una cosa, encontrar la camisa ideal es otra, muy distinta. Regular Fit, Tailored Fit, Custom Fit, Slim Fit, SuperSlim Fit … nada fácil entender estas categorías que suelen acompañar a la marca de la camisa en cuestión, atrás quedaron las tallas regulares, el tamaño de los cuellos y el largo de las mangas, ahora el asunto es todavía más retador, pero tranquilos, juntos saldremos adelante y lo mejor, con la camisa bien puesta.

Regular Fit
Es el modelo más común, es la clásica camisa de corte recto (también pueden encontrarla como Straight Fit). Para muchos caballeros son las más cómodas, la sisa es amplia y el ancho de la manga estándar (cubre el brazo sin apretarlo) al igual que la zona del pecho. La tela cae recta de la sisa hasta la parte inferior de la camisa. Es el corte seguro, rara vez falla. Suele ser la que funciona para cualquier tipo de cuerpo. Si te queda bien de hombros el resto de tu cuerpo entrará en ella. Eso sí, no esperes milagros ni que te realce demasiado.

 

Tailored Fit
En palabras sencillas estamos hablando de una camisa Regular Fit pero un poquito más estrecha. Imagínate que compras una camisa Regular Fit y la llevas a arreglar para que se adapte un poco mejor a tu torso, pero sin marcarlo demasiado. Como su nombre lo indica este tipo de corte imita la silueta de una camisa hecha a la medida, bien ajustada pero sin apretar. La sisa y la manga mantienen sus medidas por lo que conserva la comodidad y la libertad de movimiento, pero se estrecha ligeramente en el tronco para realzar la silueta masculina. Es ideal para los que tienen hombros y pecho bien trabajados pero no tanto los lados de la cadera. Esta camisa marca bien la línea de los hombros y resalta la figura sin subrayarla, por lo que consigue disimular un poco la barriguita aportando cierto volumen justo en la zona media para esconder los “excesos” laterales.

 

Custom Fit
Aquí la cosa se sigue estrechando. Este tipo de camisa mantiene el largo pero todo lo demás se reduce: sisa, ancho de manga, contorno del pecho y tronco, todo con el objetivo de mostrar la figura masculina. Los hombres delgados y altos se sentirán cómodos con este corte, en ellos logra un efecto que marca los hombros con respecto a la cintura, dando la impresión de una T. Y lo más importante, la camisa no les quedará corta ni de mangas ni de talle.  Advertencia: los que no somos modelos  deberíamos llegar hasta aquí, lo que sigue es realmente estrecho.

 

Slim Fit
Aquí la cosa se pone exigente. La medida del pecho y la del tronco se acortan, además, la sisa y el ancho de mangas seguirán siendo bastante ceñidos, un buen ejemplo de este rigor, son las camisas de la firma Dolce&Gabbana. La principal diferencia, y la más estricta, en comparación con el corte anterior es que la parte del abdomen es más estrecho. En resumen, sólo apta para los caballeros en excelente forma y preferiblemente ni muy altos ni excesivamente musculosos.

 

SuperSlim Fit
Ni hablar, lo mismo que la anterior pero llevado al extremo. Los hombres menudos adorarán este corte. Es una camisa que encaja bien en los hombros y recorre el cuerpo como una segunda piel. Usualmente los hombros resaltan poderosamente y las caderas se estrechan como por arte de magia, en efecto, no apta para todo público.

 

Nunca desestimen el efecto de una camisa bien puesta. El corte adecuado a nuestra silueta y la talla justa serán nuestros aliados más confiables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *