12 octubre, 2017 MarioAranaga 0Comment

Para diseñadores, marcas, fotógrafos, modelos, estilistas y todo profesional que trabaje en el mundo de la moda, la cabecera Vogue tiene un enorme significado, por lo que representa y también por lo que es: una revista de moda con 125 años registrando la evolución de una industria, la “biblia” de la moda.

 

Celebro profundamente la primera edición de Vogue Niños Latinoamérica, pero como venezolano celebro todavía más, que los niños de la imagen de portada vistan EPK, la marca de moda infantil que mejor expresa los nuevos retos de la moda latinoamericana.

El equipo creativo y operativo de EPK demostró que está comprometido con el desarrollo global de la moda infantil, las tendencias y los desafíos de un negocio en constante cambio y revisión.

La sesión fotográfica producida por el equipo de Vogue México y Latinoamérica contó con el trabajo de la fotógrafo Anna Palma y el estilismo de Alexis Zipp Goldsmith. El editorial de las páginas internas mezcla marcas y propone la tendencia para una temporada llena de juegos y mucha diversión.

Me atrevo a asegurar que para EPK estar en Vogue es una meta alcanzada, un anhelo cumplido. Un logro producto del talento y el trabajo de muchos, desde aquí ¡Bravo por ellos!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *